jrm_2Nueva Orleans fue el nexo de esta Génesis. Un crisol cultural donde gente de todas las nacionalidades vivia puerta con puerta ,New Orleans fue una de las ciudades más ricas y cosmopolitas a principios del siglo XIX. Fue en esta sociedad integradora donde las melodías caribeñas empezaron a mezclarse con los ritmos africanos traídos por los esclavos y con las melodías clásicas occidentales traídas por los criollos( los prósperos y libres descendientes de piel clara de los colonos españoles y franceses y sus mujeres y sirvientas africanas). La mayoría de estos músicos criollos ,quienes identificaban con sus ancestros europeos y no con los africanos, tenían formación clásica. A la mezcla se añadieron canciones de Minstrel y cantos de los trabajadores de las plantaciones, junto con la música espiritual y el sonido constante de las bandas de viento que actuaban en las bodas, picnics y funerales de Nueva Orleans, así como en las 6 o 8 semanas que duraba el carnaval antes de la celebración de Mardi Gras. Este increíble mejunje musical cuajaría a finales del siglo XIX.

En 1896 una decisión histórica de la Corte Suprema de Estados Unidos cambiarían el bourbon-street-2008-by-jorge-de-la-torrientepanorama musical de Nuevo Orleans para siempre. La ley de separados pero iguales institucionalizó la segregación entre las razas, forzando a los músicos criollos introducirse en la comunidad negra donde mezclaron sus dominios técnicos de varios instrumentos con la música influida por el blues de las bandas negras. Juntos crearon una música que empezó a emerger en el amanecer del nuevo siglo XX. A veces más allá del ragtime o del blues se llamo inicialmente hot music (música caliente) para denotar su naturaleza fogosa y más tarde fue renombrado como jass( un nombre que provenía del perfume a jazmín que solían preferir las prostitutas de Storyville). Hacía 1907 más o menos cuando el pianista y compositor Jelly Roll Morton empezó a mezclar el ragtime con las canciones de Minstrel los ritmos de blues y los bailes caribeños de La Habana( lo que describió como él siempre importante matiz español) , el término se había transformado ya en jazz y así ha permanecido hasta nuestros días.

“Separados pero iguales”

 Una de las más oscuras páginas de la segregación racial en Estados Unidos, es aquella de la doctrina “separados pero iguales”. La historia es la siguiente.

Después de 1865, acabada la Guerra Civil de Estados Unidos, se proclamó legalmente que la esclavitud quedaba abolida (13a Enmienda), y que de hecho, los negros y los blancos eran iguales, y con igual derecho a ser protegidos por la ley y el Estado (14a Enmienda). Por supuesto que esto disgustó a los blancos, en particular a los blancos del Sur, quienes apenas las tropas del Norte se retiraron, pasaron una serie de leyes de segregación racial. Frente a ellas, el Estado no hizo nada, porque se estimó que la 14a Enmienda se aplicaba sólo al Estado, y no a los particulares que aplicaran la segregación en sus propios servicios.

No tardaron en aparecer los rebeldes a las leyes, y con ellos, los juicios sobre el particular. En Mayo de 1896, en el caso “Plessy vs. Ferguson”, la Corte Suprema de Estados Unidos falló con siete votos a favor y sólo un disidente, que las leyes de segregación racial no vulneraban la igualdad de derechos entre blancos y negros, en tanto ambos grupos segregados recibieran un trato igual. Con lo que se impuso la doctrina de “separados pero iguales”.

En la práctica, naturalmente, los negros recibían peores servicios que los blancos, incluyendo menos subvenciones educacionales por parte del Estado, lo que llevaría a nuevas revueltas sociales. Cuando el movimiento por los derechos civiles entró en efervescencia, en los ’50s, se ventiló un nuevo juicio, el caso “Brown vs. Board of Education”, en la que un grupo de padres demandó el fin de la segregación racial en Kansas. La Corte Suprema señaló, esta vez por la unanimidad de los nueve votos, que toda segregación era, de hecho, una situación de desigualdad. No fue el fin de la segregación, por supuesto, ya que aún quedaba por luchar contra ella en el uso de los bares y de los medios de locomoción, pero al menos destruyó para siempre la doctrina del “separados pero iguales”, en cuyo nombre los segregacionistas pudieron durante tanto tiempo reírse en la cara de sus compañeros estadounidenses.

One response to “Las raíces de la música moderna (parte 2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s