OC_1434193307.jpg<El jazz es la única música en la que la misma nota puede ser tocada noche tras noche y aun así sonar distinta cada vez>Ornette Coleman

Los sesenta fueron una época turbulenta para la música, así como para el clima socio-político. El movimiento estadounidense a favor de los derechos civiles, la guerra de Vietnam y los avances tecnológicos se unieron para cambiarle la cara al panorama musical. Durante la década aparecieron varios movimientos importantes que generaron oleadas de controversia y una popularidad masiva.

Quizá el mayor punto de inflexión fue la aparición del free jazz, cuya semilla ya fue plantada varios años antes. El movimiento recibió su nombre y filosofía en diciembre de 1960 por el álbum de Atlantic Free Jazz: A Collective improvisation by The Ornette Coleman Double Quartet. Coleman y siete compañeros sin guión alguno, apoyándose continuamente entre sí hasta un clímax final salvaje y polifónico distinto a todo lo que se había oído hasta la fecha. El free jazz era la traducción artística de la lucha norteamericana en pro de los derechos civiles. La música que se creó era espejo de la angustia, amargura, duelo, resistencia , sarcasmo y fe del sentir colectivo, Su jazz rabiaba, o era introspectivo y quejoso, o era crudo, o quizás libre.

La cara espiritual del jazz

Coleman fue portavoz esencial de la nueva música, y su saxo alto una voz que, llorando, pedía humanidad. Cecil Taylor era emocional, intelectual y expresivo. El líder de banda Sun Ra construyó a su alrededor un complejo mundo de fantasía, afirmando que era un visitante de Saturno que buscaba una nueva casa en el cosmos para la raza negra. Ra apelaba al mismo tiempo a un sentido de tradición y de comunidad, operando casi al margen de la sociedad comercial. John Coltrane (1926-1967) y Albert Ayler (1936-1970) tomaron un camino espiritual, buscando a dios mediante la expresión musical libre.

Coltrane causó una duradera impresión con su álbum de 1964 A love supreme, su obra más popular, antes de lanzarse a una libertad más extrema . Muchos críticos odiaban el nuevo estilo y lo etiquetaron como <antijazz>. Aunque el free jazz era un tipo de música novedoso, emocionante y honesto que reflejaba las turbulencias de la época, nunca fue mayoritario. Sin embargo, desde entonces, ha tenido un impacto continuado en el jazz, y sus mayores artífices han sido reverenciados por la crítica y honrados con premios.

 

 

5 respuestas a “Libertad: Free Jazz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s