niños new.jpg

Nueva Orleans, una ciudad de clima cálido con constantes festivales organizados por clubes sociales, numerosas fraternidades y fiestas sin fin, demandaba con urgencia los sonidos de los instrumentos de metal. Las bandas eran requeridas en fiestas al aire libre, eventos (para encuentros de índole masónica y otras reuniones ceremoniales), celebraciones festivas o funerales.

La ciudad desfilaba y bailaba con las bandas de metal y muchos ciudadanos hicieron su último viaje de la mano de algún grupo local. Conjuntos como la Eureka Brass Band, la Excelsior Brass band entre otras llevaban décadas perfeccionándose, y hacia 1910 era conociedas en toda Nueva Orlenas. Al otro lado del río, en Algiers, el trompetista Henry Allen, lideró una banda de metal que enseñó a muchos músicos jóvenes , incluido a su hijo Henry <red> Allen, los rudimentos de la nueva música.

desfile.jpg

Conocidos como <Clubes de placer y ayuda social>, cientos de organizaciones se encargaban de proveer un <seguro de muerte> que incluía un velatorio, una misa con funeral y un evento postceremonial: <El final de una muerte perfecta>, diría Jelly Roll Morton. Un conjunto de entre 10 y 12 miembros tocaba himnos litúrigcos sagrado e inciaba una vivaracha marcha ragtime para conducir a la gente a un pequeño ágape. Morton ilustró esta idea del <Funeral Jazz> en sus memorias para la biblioteca del congreso de 1938 y en una grabación de 1939 llamada <Oh, Didn’t He Ramble>

 

Su versión recorre los pormenores desde la triste marcha final del difunto al festejo post funeral en menos de tres minutos.

Diferentes tipos de música de banda confluyeron para formar una tradición multicultural. Circos , shows intinerantes de minstrels, encuentros <revival>, ventas de productos milagrosos y ccarnavales, todos reclamaban bandas en las cuales los propios músicos de Nueva Orlenas se formaron a sí mismos. Trompetistas como William Geary <Punk> Jonson y Ernest <kid Punch> Millar , entraron en este circuito de bandas y trajeron de vuelta aún más música a Nueva Orleans. Ambos personajes serían un combustible esencial para el resurgir del jazz estilo Nueva Orlens que tuvo lugar en los años cuarenta.

 

 

One response to “Las bandas de metal pegan fuerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s