Los músicos, especialmente si eres un principiante, son propensos a las lesiones. Tocar un instrumento con cierta destreza requiere de muchas horas de contacto con él. Posiciones fijas durante muchas horas y no siempre naturales para el cuerpo humano. Las lesiones varían según el instrumento que se toque y cómo lo toques. Si estás pensando en aprender a tocar un instrumento musical o si eres el padre/madre de un músico novel, es muy importante conocer los tipos comunes de lesiones potenciales y cómo prevenirlas.

Instrumentos de cuerda

lesion cuerdaLos instrumentistas de cuerda son propensos a sufrir lesiones en la espalda, los hombros y el cuello. Las lesiones variarán dependiendo del instrumento de cuerda en particular que se toque, su altura, peso y si el músico está sentado o de pie mientras lo toca. Los instrumentistas de cuerda a menudo se quejan de rigidez muscular, dolor, , tensión o entumecimiento en los dedos, la mano, la muñeca, el cuello, la mandíbula, la espalda y los hombros. A veces, incluso los músculos abdominales y la respiración se ven afectados. El más común es el uso excesivo o “Lesiones por esfuerzo repetitivo”.

Instrumentos de viento

reeducacion-postural-prevenir-lesiones-musicos-

Los instrumentistas de viento son propensos a lesiones de oídos, nariz, garganta, boca, labios, cuello, hombros y brazos. Una  lesión muy común es la laringoceles, que se produce por el exceso de presión en la laringe y las hemorragias retinianas, también debido a la presión excesiva del aire.

Instrumentos de percusión

percusionLos percusionistas a menudo se quejan de dolor de espalda, hombro, cuello, mano, muñeca, dedos , brazos y tensión. Algunas de las lesiones más comunes de los percusionistas son la tendinitis y el síndrome del túnel carpiano, que pueden dar como resultado un dolor insoportable si no se tratan.

fisio-musicos

Lesiones específicas

Síndrome del túnel carpiano: se caracteriza por una sensación de hormigueo o entumecimiento del pulgar, índice y dedo medio.

Tendinitis – Inflamación o irritación de los tendones debido al uso excesivo o posición / postura incorrecta.

Bursitis: inflamación o irritación de tendones, músculos o piel.

Tenosinovitis de Quervain: caracterizada por dolor en el interior de la muñeca y el antebrazo.

Síndrome de salida torácica: puede ser neurológico o vascular; caracterizado por dolor, hinchazón en los brazos y las manos, dolores de cuello y hombros, debilidad muscular, dificultad para agarrar objetos, calambres musculares y hormigueo o entumecimiento en el cuello y los hombros.

Síndrome del túnel cubital: dolor en la extremidad superior, como el brazo, el codo y la mano.

Hay muchas más lesiones potenciales relacionadas con tocar un instrumento, la mayoría de las cuales son causadas por el uso excesivo, la tensión repetitiva, la postura incorrecta y el posicionamiento incorrecto del cuerpo, brazos, piernas, manos, dedos, etc. mientras toca un instrumento. Es muy importante consultar a un médico si experimenta dolores y molestias o si cree que está en peligro de sufrir lesiones graves.

Algunos consejos

No te saltes tus ejercicios de calentamiento ,como cualquier rutina de deporte o ejercicio, nuestras manos, garganta, boca, etc. deben acondicionarse antes de tocar un instrumento. Observar la postura correcta Asegúrese de estar sentado, de pie o posicionado correctamente en relación con su instrumento musical. Una buena postura no solo previene los dolores de espalda y cuello, sino que también le ayudará a tocar su instrumento de manera más eficiente con menos tensión.

Evalúa tu instrumento ,determina si el tamaño, el peso o la forma del instrumento son adecuados para ti. Decide si necesitarías un accesorio para hacer que tocar tu instrumento sea más cómodo, como una correa, un taburete acolchado, cuerdas más livianas, etc.

Toma nota de tu técnica, los profesores de música a menudo enfatizan que la mejor manera de detener los malos hábitos es no comenzar a tener uno. Hay técnicas correctas de posicionamiento y reproducción que debes aprender y tener en cuenta antes de tocar tu instrumento. Pregúntale a tu profesor, lee libros, investiga, familiarízate y practícalo desde el principio para evitar el desarrollo de malas técnicas.

Escucha tu música interior

Nuestros cuerpos son muy inteligentes, nos avisan cuando algo está mal o si cierta parte del cuerpo u órgano no está funcionando bien. Escucha a tu cuerpo. Cuando sientes los  brazos cansados ​, detente y descansa. Cuando la espalda y el cuello comienzan a doler, tómate un descanso. Cuando tu garganta comienza a doler, toma un respiro. Es cierto que la práctica hace al maestro, pero demasiada práctica puede ser potencialmente peligrosa. Haz descansos regulares, mantén el ritmo no te fuerce. Por último, si temes   lesionarte o te hayas lesionado, no esperes, consulta a un médico de inmediato. La mayoría de las lesiones se tratan fácilmente cuando se detectan temprano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s