Hacia 2007, cuando el neurocirujano Marcelo Galarza vio imágenes de la resonancia magnética cerebral del guitarrista de jazz Pat Martino, se quedó atónito. “No podía creer cuánto de su lóbulo temporal izquierdo había sido eliminado“, comentó. Martino se sometió a una cirugía cerebral en 1980 para eliminar una maraña de venas y arterias malformadas. En ese momento era uno de los guitarristas más famosos en el jazz. Sin embargo, pocas personas sabían que Martino sufría ataques epilépticos, aplastantes dolores de cabeza y depresión. Encerrado en salas psiquiátricas, soportó la debilitante terapia de electroshock.

martino-pat

pat martino pequeñaNo fue sino hasta 2007 que Martino tuvo una resonancia magnética y no fue hasta hace unos años que los neurocientíficos publicaron sus análisis de las imágenes. El asombro de Galarza, como el de los científicos médicos y fanáticos de la música, surge del hecho de que Martino se recuperó de la cirugía con una parte importante de su cerebro y memoria muy afectadas, pero su habilidad con la guitarra intacta. En un informe de 2014 en World Neurosurgery, Galarza, del Hospital Universitario de Murcia, España, y colegas de Europa y Estados Unidos, escribió: “Hasta donde sabemos, este estudio de caso representa la primera observación clínica de un paciente que exhibió una recuperación completa de una profunda amnesia y recuperó su estado virtuoso anterior”.

Martino ahora tiene 73 años y ha lanzado más de 30 álbumes. Continúa recorriendo el mundo y, según muchos críticos y músicos de jazz, toca con más felicidad y creatividad que nunca. Y en el caso de Martino eso es decir mucho. Desde que era un adolescente, el guitarrista ha sido conocido por sus dedos que parecen flotar por los trastes con sorprendentes y virtuosas improvisaciones. El guitarrista ganador del premio Grammy, George Benson, dijo a un entrevistador que se veía a sí mismo como el joven fenómeno de la ciudad de Nueva York en la década de 1960 hasta que vio a Martino tocar una noche en Harlem. “¡Me quedé pasmado, amigo!” Con el paso de los años, Benson dijo:  “se quedó en mi mente porque sabía que había otro estándar que todos los guitarristas tenían que reconocer, y que él estaba estableciendo. Nos mostró que había mucho más en la guitarra de lo que estábamos escuchando “.

Pat Martino se ofreció a la ciencia para neurocientíficos. Su caso demuestra neuroplasticidad, la capacidad notable del cerebro durante el desarrollo y el aprendizaje para “optimizar el funcionamiento de las redes cerebrales“, escribió Hugues Duffau, profesor y neurocirujano del Hospital Gui de Chauliac del Centro Médico de la Universidad de Montpellier en Francia, que estudió el caso de Martino.  La recuperación del guitarrista personifica la capacidad del cerebro para improvisar: para compensar las malformaciones o lesiones mediante el cableado de nuevas conexiones entre las regiones del cerebro que restauran las funciones motoras, intelectuales y emocionales. Los neurocientíficos afirman que  la historia de Martino es sobre la música y cómo ayudó a darle forma a su cerebro de maneras que revivieron su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s